El esfuerzo y sabiduría de los agricultores almerienses en el cultivo de la aceituna

El esfuerzo y sabiduría de los agricultores almerienses en el cultivo de la aceituna, a través de la experiencia de  Francisco Urrutia López

Hemos tenido la oportunidad de compartir una jornada con Francisco Urrutia López, agricultor de la localidad de Canjáyar, una persona muy acreditada en el mundo agrícola de la zona, con el hemos conocido un poco más de cerca la agricultura, el cultivo del olivo y todos los detalles a tener en cuenta para obtener una buena cosecha y como consecuencia un buen aceite.

Por la mañana visitamos una de las fincas de Canjáyar, los olivos en fila como si de una procesión se tratara, como un desfile bien organizado, cargadas de aceitunas, preámbulo de una gran cosecha que está por llegar.

Según nos cuenta Francisco Urrutia la época apropiada para la recogida de la aceituna  para la producción de aceite en la zona, es desde mediados de octubre a finales de octubre, pero si  es para aceituna de mesa, se adelanta incluso hasta mediados de septiembre.

Los aspectos a tener en cuenta para la aceituna de mesa en su recogida es el calibre y para la producción de aceite que la aceituna esté sana, para ello los cuidados durante todo el año deben ser muy precisos, el árbol hay que mimarlo, cuidarlo, de esta forma con toda seguridad cumplirá las expectativas. En el periodo que estamos comienzos de agosto, es un momento muy particular, estamos al final del proceso, por tanto ahora hay que estar mucho más atentos, cualquier contratiempo hecha por tierra el trabajo de todo el año, especial atención a cualquier posible plaga, al mismo tiempo  cumplir con los riegos adecuados para que la aceituna exprese su mayor calidad.

Esta próxima la campaña,  a juicio de  los agricultores, se prevé una campaña con más producción al menos en la zona del Alto Andarax, aunque estamos seguros que también tendrá el mismo efecto en el resto de territorios, el pasado invierno y primavera han contribuido  a este resultado tan esperado, ha sido un periodo lluvioso y propicio para el buen desarrollo del árbol y de su producción.

Según cuentan los antepasados, el olivo es una planta sabia, tiene una capacidad intrínseca de auto gestionarse, de forma que controla su producción según la previsión o el tiempo, descargándose de producto cuando prevé una estación dura. Sabia o no lo que sin duda no se puede obviar es que se trata de un árbol con unas connotaciones muy peculiares y atractivas que le confieren una gran importancia y parte de nuestra historia.

Cómo se consigue un mayor rendimiento

Según Francisco Urrutia, el concepto rendimiento al final es la medida que nos ofrece los resultados de nuestro trabajo, si hemos sido cuidadosos, hemos cumplido con todos los procesos y en el tiempo adecuado, el rendimiento de la aceituna varía mucho y por muchos factores, en función del terreno, los riegos deben ser adecuados, el control de las posibles plagas y por su puesto el talado, aunque sin duda también hay motivos que no se pueden controlar como es la meteorología.

Si se quiere obtener una gran rendimiento cuidar estos detalles, darán como resultado que nuestro esfuerzo tendrá una mayor recompensa.

Momento de la recogida

Antiguamente la aceituna se recogía en fechas muy tardías, entendiendo que de esta forma estaba más madura, daba más aceite, pero realmente esos argumentos no se corresponden con los tiempos actuales donde el aceite ha pasado de ser un producto de consumo a ser un producto de alta calidad para la cocina, donde el indicador de acidez tiene que ser mínimo y donde los sabores, olores tienen tanta importancia, por ello se recomienda aprovechando la mejora tecnológica para la recogida a través de maquinaria, hacerla un poco antes, aprovechando el momento envero de la aceituna, cuando el sabor y aroma esta en plenitud, no esperar al exceso de maduración.

Además el olivo obtiene muchos beneficios, si se recoge en diciembre, en vez de febrero, finales de enero, la planta descansa lo exigible y en consecuencia asegura la producción del año anterior, por ello cuando se utilizan estos ciclos no existe la estacionalidad tan acentuada de picos de producción de un año y descenso o casi nula en otros. Por tanto conseguimos coger una aceituna de mayor  calidad para producir aceite de oliva virgen extra y contribuir a obtener producciones más uniformes.

Aceite de oliva virgen extra, cosecha temprana con una calidad excepcional, un aceite rico en matices que le convierte en un manjar exquisito en la mesa.

 

Por qué elegir LA ALMAZARA DE CANJÁYAR?

Francisco Urrutia nos cuenta que elegir LA ALMAZARA DE CANJÁYAR como la fábrica en la que confiar su cosecha durante tantos años, ha sido realmente muy fácil, era cuestión de aplicar en la elección el mismo criterio que tiene con su trabajo y la producción, es decir ser exigentes con la calidad del producto que después llevaré a casa, y es por ello que elegí LA ALMAZARA DE CANJÁYAR, una marca de gran reconocimiento por su esfuerzo y el trabajo bien hecho.

Según palabras de Urrutia, la exigencia a la hora de recepcionar el producto, lo que para algunos agricultores puede resultar excesivo, para mi supone una garantía que todo el producto que los agricultores aportamos mantengan un nivel de calidad alto, lo que nos permite ser coparticipes de la creación de uno de los mejores aceites de oliva virgen que se fabrican en España, y esa es la mayor recompensa, que el aceite que utilizamos en casa, es valorado por toda una provincia de forma excepcional, y que donde va,  en mercados nacionales e internacionales los comentarios y valoraciones son excepcionales.

Trabajan con gran profesionalidad, esfuerzo, año tras año, se reciclan utilizando los mejores avances, además de implantar la más alta tecnología, por ello la elección es muy fácil.

Elijo LA ALMAZARA DE CANJÁYAR, porque me da la garantía que exijo.

Comentarios

Deje su comentario